Lexington, KY – Una empresa conjunta entre Skanska, Burns & McDonnell y ECCO Enterprises está construyendo el centro de energía CPV Valley Energy Center en el valle bajo del Hudson, 65 millas al noroeste de la Ciudad de Nueva York. La central eléctrica de ciclo combinado tendrá una capacidad bruta de 675 MW y producirá electricidad suficiente para 600 000 hogares y más de 400 comercios.

Se utiliza tecnología ecológica de vanguardia con dos conjuntos de generadores de turbina de combustión Siemens clase F y una turbina de vapor para este proyecto que cuenta con un presupuesto cercano a los mil millones de dólares estadounidenses. El generador de la turbina de vapor tendrá quemadores de gas natural para producir energía eléctrica adicional durante los períodos pico de mayor demanda. Se utilizará una tubería de ACC (condensador enfriado por aire) con un diámetro de hasta 24 pies (7,3 metros) y una longitud de hasta 150 pies (45,7 metros) para la central eléctrica de ciclo combinado. Dos grúas de oruga telescópicas TCC-1400 de 140 toneladas y una TCC-1100 de 110 toneladas descargan, clasifican y arman las estructuras de las tuberías en distintas ubicaciones.

Todas las grúas de oruga telescópicas (TCC) de Link-Belt han completado los gráficos de velocidad de recogida y carga a 360 grados para su fácil manejo en todo el sitio de la obra. Durante la reubicación de las sección de tuberías ACC, la TCC-1400 se superó al tener que abrirse camino entre las zapatas de cimentación de concreto de la tubería. Las secciones de la tubería, con un peso entre 28 000 libras y 48 000 libras (12 700 kg - 21 772 kg) se elevaron en un radio máximo de 40 pies (12,1 metros) con una pluma de 84,5 pies (25,8 metros).
Joe Uva es el director regional de grúas de Skanska y fue el responsable de incorporar las TCC de Link-Belt al proyecto.

“Estoy a cargo de todas las especificaciones de un proyecto. Cuando comprendo las necesidades del equipo de un proyecto, incorporo las grúas disponibles para satisfacer esas necesidades. En muchas ocasiones, los miembros del equipo no se dan cuenta de las ventajas y beneficios de una grúa de oruga telescópica. Por mi experiencia, sé lo que puedo obtener de grúas como estas cuando tengo un trabajo de ángulo bajo, como sucede en este proyecto, debajo de construcciones o edificios sin terminar. La movilidad de la grúa (TCC), la cantidad de tiempo que la empresa ahorra en movimiento e instalación y el ángulo de pluma bajo nos aporta muchísimo, realmente. Estas máquinas eran la opción correcta”, explicó Uva.

Las grúas de oruga telescópicas de Link-Belt también se apoyan sobre estabilizadores más anchos que las grúas de la competencia, lo que ofrece un autoarmado resistente. Tanto la TCC-1100 como la TCC-1400 cuentan con ejes cónicos en lugar de los ejes de mangueta tradicionales que permiten una instalación de la estructura lateral más sencilla.

“Usamos la TCC-1100 para un proyecto debajo del puente de Brooklyn. La retiramos del remolque, la armamos y estaba en funcionamiento en una hora. Perforamos los pilotes y terminamos la obra en un tiempo mínimo. Con la otra TCC-1400 el proceso es prácticamente el mismo, salvo que necesita más contrapeso y esto demora un poco más el armado, pero solo eso”, continuó.

Cuando no asiste a la TCC-1400 que está a cargo de levantar la tubería ACC, la TCC-1100 se traslada a otro lado del complejo para descargar los patines de soporte y los remolques de transporte cargados por la segunda TCC-1400 en una zona de almacenamiento temporario fuera del sitio. Los patines de soporte incluyen grandes estructuras de tuberías que pesan hasta 42 000 libras. (19 050 kg).

“Las grúas TCC son versátiles y fáciles de mover en el área de la obra. Se reduce el tiempo de armado y la necesidad de personal adicional para mover las zapatas del estabilizador. El operador ya no se preocupa por controlar el telescópico y configurarlo en el lugar correcto. Lo único que tiene que hacer es moverse rápidamente a la posición correcta. El ahorro es increíble gracias a estas máquinas”, concluyó Uva.